08 noviembre 2009

La Crisis de la Sociología

LA CRISIS DE LA SOCIOLOGÍA.
Por: Jahassiel Garzón Ugalde.

Reflexión sobre la Conferencia Magistral presentada por el Dr. Michel Wieviorka en el II Congreso Nacional de Ciencias Sociales. Oaxaca 2009. Comentaristas: Roberto Blancarte y René Millán. Moderador: Julio Labastida Martín del Campo.

El pasado mes de octubre del año en curso, se llevó a cabo en la ciudad de Oaxaca el Segundo Congreso Nacional de Ciencias Sociales titulado “La contribución de las Ciencias Sociales al desarrollo de México”. Sin duda alguna, se reunieron varios de los académicos doctos en la materia y prestigiados en el país.
Entre las conferencias magistrales presentadas, el tema de debate fue la crisis de la sociología.

Este tema, nos lleva a la reflexión y a preguntarnos ¿Porqué se habla de una crisis de las Ciencias Sociales?
Antes de contestar, habrá que decir que el estudio de las ciencias sociales es de suma importancia, ya que se ocupan de explicar y comprender el comportamiento humano, las diversas formas de pensar o representaciones y todo aquello que tenga un impacto en lo social.
En la actualidad se dice que la sociología como estudio científico se encuentra en “crisis”, y esto se le atribuye primeramente a la gran depresión internacional que ha puesto en evidencia la perdida de hegemonía de Occidente, y que se manifiesta en el desequilibrio generalizado.

Por otra parte, la sociología, surge a mediados del siglo XIX, en la modernidad problematizada, que posteriormente con los éxitos y fracasos de pensamientos utópicos se nutre el pensamiento de las ciencias sociales, pero al mismo tiempo a través de las relaciones comerciales se expande el conflicto y se fragmenta, dando lugar a lo que menciona Alain Tourrain “un nacionalismo metodológico” y por consiguiente a la descomposición de la sociología, surgen distintas escuelas sociológicas pretendiendo influir unas sobre otras.

Revisando un poco la historia mundial, podremos comprender algunas cuestiones relacionadas con la crisis global y por lo tanto de las ciencias sociales.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial (1945), se establece un “nuevo orden mundial” dirigido por las potencias vencedoras del conflicto (URSS, EUA, Francia y Reino Unido), nuevas condiciones que regirían el sistema internacional estaban emergiendo, dentro de éstas la más destacada es el surgimiento del sistema de Breton Woods (1944), que consistiría en establecer las reglas para el comercio mundial entre los países desarrollados. De estos acuerdos surgen organismos financieros internacionales como el BM (Banco Mundial y el FMI (Fondo Monetario Internacional) que regularían los asuntos económicos. Entonces comienza una nueva etapa histórica conocida como la Guerra Fría, precisamente porque dentro de los aliados vencedores de la guerra se encontraban dos potencias imperialistas con ideologías muy distintas, EUA (capitalista) y la URSS (comunista), así comienza la segunda mitad del siglo XX, la política internacional esta liderada por dos super potencias luchando por el poder y la influencia mundial.

El bloque Occidental, se concentra en la expansión del capitalismo mientras que el Oriental en la difusión del comunismo. Sin embargo, empieza a tener mayor influencia el capitalismo, ya que este sistema estaba difundiendo el llamado bienestar social, basado en el desarrollo y el consumo, de esta forma la producción científica en materia de ciencias sociales se va orientando hacia esta perspectiva, se empiezan a crear teorías para el desarrollo y modelos económicos colocándose al servicio de las instituciones internacionales capitalistas. Como contraparte empiezan a surgir modelos de desarrollo alternativos a los propuestos por Occidente, sin embargo, estos son reprimidos. Es así como las Ciencias Sociales van perdiendo poco a poco su autonomía y son marginadas del debate público.

Esta situación fue en aumento, a tal grado que las ciencias económicas también fueron marginadas de la investigación para el desarrollo.

Estaba claro que alguien estaba teniendo la supremacía y el control en el avance científico, la sociología dominante era (y sigue siendo hasta hoy) la de Estados Unidos. A partir de que se toma como “rehén” a las ciencias sociales, no ha habido un planteamiento de la teoría económica como teoría de la sociedad.

En 1989, después de que la URSS entrara en decadencia, se pone fin a la confrontación ideológica este-oeste, y con esto se da el triunfo a la democracia capitalista. A partir de este momento, el poder de Occidente es incuestionable y por tanto su influencia en la esfera académica-intelectual.

A inicios de la década de los noventa, en 1993, se empieza a repensar la sociología. Surgen nuevos problemas, nuevas discusiones. Para las sociedades de la periferia o tercer mundo, es difícil lograr una ruptura epistemológica de las concepciones Occidentales, por lo tanto estos países se convierten en “maquiladores” de conocimiento, ya que no se permite que nuevas ideas se difundan, esto puede ser parte de lo que se ha llamado la crisis intelectual-científica de la sociología. En los debates de las ciencias sociales durante la Guerra Fría se le resta importancia al Estado–Nación como institución central de la organización social, económica y política, esto debido a la naturaleza de este periodo de la historia en donde todo estaba controlado por las dos superpotencias Estados Unidos y la URSS. Sin embargo, en el año 2001 los ataques terroristas que se perpetraron en el WTC en Nueva York, significaron el retorno del Estado a los debates intelectuales.

En el presente la sociología ha limitado su estudio a las sociedades industriales complejas (capitalistas), concretándose a estudiar sus organizaciones humanas y sus instituciones sociales, empleando el método comparativo, tomando como referencia el desarrollo de Occidente.

Así pues la llamada crisis de la sociología o de las ciencias sociales, se debe a los procesos históricos y la evolución de la sociedad moderna, así como también a la lucha por la hegemonía, pretendiendo mantener una influencia sobre los demás a través de un discurso dominante.

Edgar Morin, ha propuesto el termino de crisologia, para referirse a la crisis de la sociología, y explica, que la crisis es lo que en tiempos ordinarios no se puede ver, lo que es invisible va a ser visible en la crisis. La crisis no es la descomposición, por el contrario, es el momento en el cual las fuerzas de transformación se pueden desarrollar. Por otra parte, Durkheim, afirma que si hay crisis es porque el sistema no funciona bien, y salir de la crisis implica reinventar.


Ahora se habla más en los debates intelectuales del concepto de crisis que de la misma crisis, en este sentido, el significado que se le de dependerá del contexto o marco cultural.

La realidad de las ciencias sociales en la actualidad, es que hasta el concepto de crisis esta en crisis, sin embargo, los estudiosos de las ciencias sociales y creadores de conocimiento, tienen que formular nuevas preguntas, reteorizar y plantear nuevas concepciones de la ciencia y del progreso. No hay que quedarnos en la coyuntura, hay que recuperar el marco histórico y regresar a lo que fueron las ciencias sociales originalmente, reivindicar el lugar de cada una de estas en la sociedad, la historia, la economía, la antropología, la sociología, y todas aquellas que han sido marginadas de la esfera del desarrollo científico.