15 febrero 2010

SIGNIFICACIONES-MEDIOS DE COMUNICACIÓN-CULTURA.

El presente trabajo es una reflexión que intentará explicar cómo afecta el proceso de significación en los medios de comunicación y cómo estos en la cultura. Todo ello desde una perspectiva básica de las teóricas de David Berlo, Kant, Gertz, Berger y Luckmann.



Por: Jahassiel Garzón Ugalde.

Desde los años 40`s se ha desarrollado una incertidumbre por el papel que jugarán los medios de comunicación a futuro, para unos, estos han sido mal empleados dentro de la sociedad porque han desarrollado un sistema de interpretaciones o de significaciones que afectan a la construcción de la verdadera “cultura” y para otros simplemente los medios de comunicación son instrumentos de desarrollo que permiten el mejoramiento de la realidad cultural.

Pero ¿qué es la significación?, ¿qué relación tiene con los medios de comunicación? y ¿por qué hablar de las significaciones dentro de la cultura?

Como seres humanos no podemos estar aislados, somos gregarios por naturaleza, aprendemos a convivir y a relacionarnos unos con otros, nos preocupamos por conocer el pensamiento del otro y por saber cómo se solucionan los problemas. Por esta razón el individuo se ha preocupado por estudiar la forma en que se comunica.

La comunicación juega un papel determinante dentro de la sociedad, implica comprender comportamientos en toda su intensidad, entender el significado que se pone en común, pero sobre todo, como dice D. Berlo, sirve “para producir una determinada respuesta en el otro e influir en los demás” (Berlo, 2002:14), es decir, la comunicación no puede ser entendida sin significados[1] ya que estos permiten darle sentido a las ideas transmitidas, por ejemplo: el valor y la relevancia que el sujeto le da al objeto dentro del mundo real tiene sentido para él siempre y cuando ese objeto tenga cierta similitud de significados con el otro sujeto con el que quiere compartirlo, y por lo tanto, las expresiones, los gestos, los movimientos, etc., serán procesos que transmiten valores, emociones, actitudes, pero sobre todo, significación que influye dentro de una “cultura”[2]. Hablar de significación es hablar de significados, es decir, de ideas propias de las cosas que se asocian a través de la posición social del sujeto, una posición social que será, en cierta medida, determinada por la construcción cultural. Por ejemplo para Geertz[3], la estructura de significados vividos que se establecen dentro de las comunidades son factores que determinan el sentido de la realidad, un conjunto semiótico que construye las vivencias y relaciones de las personas en un ambiente determinado, que cuando el hombre encuentra respuestas claras a esta pragmática semiótica con jerarquía de significados se dará cuenta que el grupo humano es y será determinado por la cultura.

Al hablar de significación dentro de los medios de comunicación[4] nos estamos refiriendo al conjunto de ideas propias de la realidad que los individuos manejan a través de los medios y cómo estas se asocian en la posición social que ejerce este medio para transmitir los mensajes y en segundo lugar nos referimos al significado que el receptor le da a esas ideas transmitidas una vez que las conoce. Por ejemplo, los medios de comunicación para que puedan ejercer como tales deben ser valorados como instrumentos para transmitir información “cultural”, y para ser aceptados, cada sujeto será encargado de cuestionar el valor asignado a él y otorgarle el significado que quiere darle. Por ello, de acuerdo a cómo se establece la relación de significación entre el medio y el sujeto será la manera de cómo se construye parte de la “cultura”[5].

Los medios de comunicación ejercen para el sujeto[6] un papel importante dentro del desarrollo social. En ellos, o mejor aun, en los mensajes, se transmiten significados que el medio[7] obtiene de la “realidad”, sin embargo ese entorno no es objetivo para todos a los que le llegan esos mensajes puesto que la significan de una manera desigual. Por ello es necesario que antes de ejercer un papel determinante de significación por parte del medio, éste, debe saber cómo es la significación del individuo al que le va enviar el mensaje, saber cómo conoce su realidad, como la interpreta, y cómo la construye para transformarla. Generar una constante interrogante de cómo se construye la significación nos permitirá comprender mejor cómo y por qué los medios se utilizan como instrumentos de ideologización.

Según Teodoro Ramírez los dos aspectos del concepto de cultura que llegan a constituirse en dos significados distintos son: la cultura como una condición real, histórico-social (pensamiento de Hegel), y la cultura como formas culturales para la emancipación y el pleno desarrollo del ser humano (pensamiento de Kant). Para Kant, el hombre es un ser empírico natural, ocupa un lugar en la estructura social, y como sujeto experimental de la realidad, y para poder experimentarla, necesita ocupar un lugar en un tiempo determinado. Por ello el hombre pasa una “desproporción entre su conciencia y su ser, entre su deseo y su realidad, entre lo que quiere y lo que puede, y, en un segundo momento, una desproporción de su saber, la no coincidencia entre sus representaciones y la cosa misma, el problema del conocimiento” (Teodoro, 2007:169).

De acuerdo a lo anterior, los seres humanos podemos dar significado a las cosas ya sea porque las experimentamos o porque las creamos, pero ese significado debe pasar por una valoración entre varios individuos e implica tomar en cuenta cómo es la estructura social y cómo el espacio-tiempo en la que ellos van a valorar ese objeto, es decir, de acuerdo a las estructuras sociales en las que el sujeto este inmerso será el tipo de significación que le dará al objeto. No es el propio objeto el que le da el significado al hombre para comunicarse sino la similitud que existe entre las significaciones de los sujetos por ese objeto[8]. Por eso el espacio del sujeto y el tiempo en el que está es determinante para la significación y ésta para la cultura.

Dentro de la inversión kantiana, la “desproporción que pasa el sujeto entre su consciencia y su ser, entre su deseo y su realidad”, las significaciones juegan un papel determinante para el desarrollo de esa desproporción, en cierto modo estas significaciones del sujeto entre su “deseo y su realidad” dan sentido a lo que quiere de la realidad porque le significa y a lo que puede lograr de esa realidad aunque no sea real lo que persigue. Sí es posible pensarlo, entonces, ¿cómo vamos a unir las desproporciones de los individuos para generar cultura? La cultura a caso ¿no es un conjunto de no coincidencias entre las representaciones (significaciones) del hombre?

Dice Kant que la cultura es "la producción en un ser racional capaz de escoger sus propios fines", pero qué fines, qué hace el ser humano para esos fines, a caso ¿no serán un conjunto de significados de la realidad que cuando los comparte con otra realidad (otro sujeto) éste guarda una similitud significativa para hacer comunicación para esos fines?, ¿no somos sujetos racionales y con capacidades de juzgar nuestra propia realidad las que nos permiten obtener significaciones del saber-conocer y entender el sueño de la “libertad”? Al hablar de cultura como abstracción, como comportamiento del individuo que permite actuar adecuadamente dentro de la significación positiva de la realidad, es caer en conciencia de generar de una realidad cultural del bien común, donde el principal objetivo es y será resolver los problemas sociales de la actualidad.

La significación es de mucha importancia dentro del desarrollo de la sociedad, hablar de ella forzosamente implica plantear las diferentes concepciones que se tiene de cultura y con esfuerzo lógico responder lo que los medios de comunicación le aportan a ella. Hablar de significación es referirse a una reflexión orientada a la práctica pero sobre todo a disposiciones e intereses que el sujeto tiene por reorganizar la realidad cultural.

REFERENCIA.

- Teodoro, M., (2007). Ilustración y cultura. Kant y Hegel: dos modelos del concepto de cultura en la filosofía moderna. La lámpara de Diógenes, revista de filosofía, números 14 y 15, 2007; pp. 168-178.

- Gutiérrez, R., (1987). Historia de las doctrinas filosóficas. Ed. Esfinge. México, D.F. pp. 35.

- Geertz, C., (1989). El impacto del concepto de cultura en el concepto del hombre. En La interpretación de las culturas, Gedisa, Barcelona, pp. 43-59.

- Berger, P., y Luckmann T., (2003). La construcción social de la realidad. Ed. Amorrortu Editores. Buenos Aires, Argentina.

- Berlo, D., (2002). El proceso de la comunicación. Introducción a la teoría y a la práctica. Ed. El Ateneo. Buenos Aires, Argentina, pp. 153.


[1] Antonio Paoli toma el concepto de significado a partir de la terminología de Ferdinand De Saussure, y lo define como “aquello que nos representamos mentalmente al captar un significante. Y el significante podrá recibirse por cualquiera de los sentidos y evocará un concepto. El significante podrá ser una palabra, un gesto, un sabor, un olor, algo suave o áspero”. Nosotros tomamos el concepto de significado a partir de la terminología de Ferdinand De Saussure y de Pierre Bourdieu, y lo definimos por aquellas imágenes mentales (ideas propias de las cosas) que se asocian a través de la posición social del sujeto.

[2] Revisar Teodoro, M., (2007). Ilustración y cultura. Kant y Hegel: dos modelos del concepto de cultura en la filosofía moderna. La lámpara de Diógenes, revista de filosofía, números 14 y 15, 2007; pp. 168-178.

[3] Geertz, Clifford; 1989. “El impacto del concepto de cultura en el concepto del hombre” en La interpretación de las culturas, Gedisa, Barcelona, pp. 43-59.

[4] Es decir, sí los medios de comunicación son establecidos por humanos, entonces nos referimos a ese humano que construye el significado a partir de los medios de comunicación.

[5] La concepción de cómo se construye la cultura, es una visión a partir de la significación que se desarrolla en la comunicación, sabemos que faltan argumentos de la filosofía de la cultura y de la sociología para hablar de una construcción de cultura más completa.

[6] Habrá que preguntarse qué tipo de sujeto utiliza, controla, manipula el medio de comunicación.

[7] Sabemos que es el sujeto el que está atrás del medio no el medio en sí.

[8] Para Raúl Gutiérrez Sáens lo criticable en la tesis de Protágoras es que: “es necesario aclarar que, de un modo objetivo, el hombre es un elemento dentro del Universo, y que existen infinidad de tesis cuya verdad no depende del sujeto que las juzga, sino del objeto juzgado. En este sentido, no es el hombre el criterio último y definitivo para el juicio, sino la realidad, la cosa misma juzgada. Y el hombre tiene que someterse a esa realidad, si es que quiere que su juicio sea verdadero.

Jahassiel Garzón Ugalde. jahassiel@gmail.com